Hoy es el taller de organización

Estoy muy contenta de que en unas horas voy a estar brindando un taller para más de 150 personas. Lo que más me maravilla, aparte del gran número, es que la mayoría son desconocidos (es decir, amo a mis amigos y a la comunidad que siempre está haciendo el aguante, pero es muy importante saber que nueva gente se avecina a mi mundo) y que hay varios que son de otros países ¡tanto que tuve que mandar un link para que cada uno chequee su horario mundial!

Esta tarde voy a contar que hago para disfrutar mi multifuncional vida de una forma organizada, con objetivos y metas claras, para no apabullarme a la primera de cambio.

La idea de este post es invitarlos por última vez al encuentro, me pueden responder por acá o por IG para que les pase el link de la reunión. Y también es para dejar por sentado algunas reglas útiles y comunes para tener en cuenta a la hora de sacar a la procrastinación de nuestra vida.

Los ítems van a ser variables por lo que capaz pienses que no se relacionan entre sí, pero te prometo que cada granito de arena de esfuerzo nuevo hace que pierdas menos tiempo en lo que no te interesa.

Entonces, hay que:

  • Hacer limpieza en redes sociales, esto quiere decir que elijamos a conciencia a quienes queremos seguir, con qué quiero interactuar y qué me deja en una posición cómoda cuando termino de estar con el celular. Es mucho el tiempo que pasamos viendo la vida del otro, y  si no somos cautelosos, le estamos regalando el tiempo a usuarios que nos hacen sentir incómodos (con nuestra vida, cuerpo, clase social, etc) o a la posibilidad de empezar a compararnos -inserte acá la frase de que el pasto del vecino es más verde-.
  • Silenciar el celular y las notificaciones, por lo menos durante el momento que tengas que hacer tu tarea más importante. En mi experiencia, a un mes de la cuarentena silencié todas las notificaciones (menos las de Whatsapp) y desde ahí pierdo mucho menos tiempo scrolleando.
  • Tomarse unos minutos para limpiar el escritorio o el espacio de trabajo/estudio antes de empezar. Que todo lo que no sirva se tire, que lo que te distraiga se guarde para después y que solo quede lo que necesitas en ese momento de arranque.
  • Si tenés que ordenar o crear cosas “grandes” armate un calendario mensual. Por ejemplo, si querés lanzar un Newsletter sería así: Primera semana: nombre y base de datos. Segunda semana: logo, tipografía y color. Tercera semana: calendario de contenidos. Podes elegir una hora por día a fondo, tres horas por semana, o lo que sea en consonancia con tu elección de tiempo libre.
  • Organizar las obligaciones por prioridades: tal como urgente – hacer hoy – puede esperar. Un ejercicio para saber la respuesta a esto, es preguntarte: ¿qué te sacaría el sueño si no lo tenés resuelto?
  • Empezar a cronometrar las actividades, es decir, saber concretamente cuánto tardas en hacer X actividad. A mi me suele pasar que no avanzo con nada porque tardé tres horas en leer un PDF que creí que podía despachar en media hora. Por eso ahora me pongo un aproximado de tres horas para hacer los trabajos prácticos.

Hay algo que no puedo dejar de decir y es que la vida es desordenada y nada de lo que puedas ordenar permanecerá inmutable, pero, para mí organizarse es una señal de autorespeto. La productividad no es el significado de que hay trabajar más, sino que es una herramienta para hacer tiempo para eso que amás, y diseñar la vida que querés.
Nos vemos a las 19hs.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: