El caribe en Chile

Compartir

Era enero de 2017 y estaba de moda viajar a Chile para hacer compras. Por el tipo de cambio argentino, su moneda y sus shoppings repletos de marcas importadas que nos llamaban al consumo masivo. Empecé a googlear y me dí cuenta que también era muy barato volar, así fue como conocí a su aerolínea de bandera de modalidad Low Cost (SKY). Encontré un paquete que ofrecía los tickets de avión con ocho noches en Viña del Mar a 8000 pesos argentinos (420 USD), lo que ahora sería equivalente a 42.000 pesos (aproximadamente) por persona , que aún así me sigue pareciendo buen precio para ticket aéreo más hotel en temporada alta. 

No lo dudamos mucho y compramos tres paquetes, en ese entonces viajé con mi mamá que tenía 44 años, yo cumplí los 20 allá y Mili, una amiga, de 17. Fue un viaje increíble y super abarcativo. Para mí fue un viaje muy importante para esta página porque ahí fue cuando decidí que quería comunicarle a todo el mundo los pasos que hice para conseguir un tremendo destino a un precio muy accesible, sentía que al haber disfrutado tanto de sus playas del pacífico había encontrado algo que pocas personas sabían y eso no podía quedarse guardado para mí. Obvio que también dedicamos dos días de compras en Santiago, pero lo distinto fueron los otros seis días que recorrimos: Viña del Mar, Valparaíso, Concón, Zapallar y Cachagua. 

El lugar que nos acata en este post es: Las Cujas, Cachagua

Cachagua es una localidad chilena de la comuna de Zapallar (región de Valparaíso). Se ubica a 183 km al noroeste de Santiago y 64 km al norte de Viña del Mar. Está entre los balnearios de Maitencillo (al sur) y Zapallar (al norte). Cuenta con esta paradisíaca playa llamada Las Cujas, ubicada al norte de la playa Grande de Cachagua. 

Desde allí nace un sendero espectacular: es una caminata de más de una hora y termina en la entrada del pueblo. El sendero está gratamente diseñado e integrado con la naturaleza. Es como que hubiese venido con ella desde siempre. El camino sigue por varios kilómetros más. Su extensión total es de 5 km. Dicen que al finalizar la caminata vale la pena hacerlo con un Pisco Sour y mariscos en el Chiringuito de Zapallar (nosotras no sabíamos de ese sendero, así que hicimos un día Las Cujas y al otro Zapallar, lo que también estuvo muy bien). 

En cuanto a comentarios de Google que encontré actualizados:

hay gente que avisó que hay para hacer clases de surf. Algunos recomiendan llevar trajes de neoprene por lo fría que es el agua, aunque nosotras nos animamos a algunos chapuzones en bikini.  

El estacionamiento está bien señalizado pero hay quienes lo critican y avisan que lo mejor es llegar temprano por la poca capacidad, yo no recuerdo encontrar ningún cartel de bajada a la playa, pero creo que es parte de la mística del lugar para que no se colapse.

La bajada en escalera es bastante pronunciada, a tenerlo en cuenta para luego subirlo. No se permite el ingreso con mascotas ni con carpas. 

Hay poca oferta gastronómica, lo ideal es llevarse una vianda para todo el día. 

Hay gente que cruza caminando de Zapallar a Cachagua o viceversa , por el camino del Pangue. 

Para alquilar casas pueden ver en Airbnb o en los corredores locales como Sáenz, Leria, o Subercaseaux y Vicuña. Hay condominios muy lindos y entretenidos que están más alejados de la playa pero, tienen transporte tipo carrusel hacia las playas. Los más conocidos son Costa Cachagua y Cantagua.  

El atardecer desde la cima de las escaleras que nos llevan a la calle. 

Formas de llegar:  

Si vienen desde el norte, en auto se puede tomar la Ruta 5 Norte (Panamericana), por el desvío hacia Papudo y Zapallar. Si vienen desde Santiago, por el desvío a Puchuncaví, también por la Ruta 5 Norte, o bien, si es que vienen desde Viña del Mar o alguna de las ciudades del interior de la quinta Región, por la ruta que sale desde Concón, que pasa por Quintero, Ventanas, Puchuncaví y Maitencillo. 

Los buses que van desde Viña a Zapallar son de la empresa Sol del Pacifico, se pueden tomar en la esquina de Eduardo Grove y Álvarez -la esquina de la parroquia-, sobre Eduardo Grove. Muchos buses de esa empresa paran ahí, hay que tomar el que dice «Maitencillo Zapallar Papudo». El viaje a Zapallar cuesta CLP 2300 y tarda alrededor de dos horas, ya que hace muchísimas paradas en todo el camino. Nosotras tomamos ese bus, que es mínimo y bastante incómodo, ya que, a mi entender no están preparados para turistas, incluso hay que estar atentos a no pasarnos de las paradas ya que tampoco están señalizadas ni te avisan con anterioridad, pero el viaje eterno vale totalmente la pena. 

Continuar leyendo

Pensando

Yo solo quiero escribir

Tenía 13 años la primera vez que me crucé con un blog, desde el primer texto supe que yo quería hacer lo mismo. Durante toda

Haciendo

Me tiré de un avión

Para mi cumpleaños número 19 tenía en claro una cosa: que me regalaran un poco de plata para poder llegar a los $1800 que costaba